Febrero 26, 2020
Contrato de Pastoreo y Arrendamiento Rural
Conceptos

El contrato de Pastoreo es un contrato por el cual una de las partes denominada “tomador en pastoreo”, sujeto que dispone de la tenencia del campo (propietario, arrendatario, tenedor, comodatario, sea cual fuera la figura que tuviere), se obliga a recibir ganado por parte del “dador en pastoreo”, con el objetivo de alimentarlo con la pastura de su campo, por un precio (generalmente es por cabeza) y plazo determinado.

Asimismo, el contrato de arrendamiento rural consiste en un contrato por el cual una parte, denominada arrendadora concede el uso y goce de un predio rural a la parte arrendataria, con destino a cualquier explotación agrícola, pecuaria o agropecuaria por un precio y plazo determinado.

En el primero, el objeto del contrato radica en la obligación de recibir y alimentar ganado ajeno en su campo. En cambio, en el contrato de arrendamiento el objeto es la obligación de transferir el uso y goce del inmueble.


Categorías de Pastoreo

Existen dos tipos de contrato de pastoreo, el típico y atípico.

El típico, también denominado propio, es aquel que tiene su origen en la costumbre ganadera de nuestro país, ante situaciones accidentales y transitorias (sequías, para aliviar un campo recargado de hacienda, etc.), implica que una parte entrega a la otra, ganado con el fin de que este se alimente en un predio ajeno y la otra parte recibe un precio a cambio.

Por otro lado, tenemos la figura del pastoreo atípico o impropio, aquel contrato por el cual una parte se obliga a ceder la tenencia del predio al propietario del ganado, con el fin de que este lo alimente y la primera recibe un precio a cambio, encontrándonos ante un contrato de naturaleza arrendaticia.


Régimen jurídico aplicable

Al ser el contrato de Pastoreo un contrato innominado (no existiendo en nuestro ordenamiento jurídico normas que lo regulen específicamente) se rige, en principio, por las disposiciones contractuales establecidas en el Código Civil Uruguayo.

Excepto cuando el contrato de pastoreo sea atípico (con transferencia de la tenencia del predio) y con un plazo mayor a un año se regirá por las mismas disposiciones que los contratos de arrendamientos rurales según lo dispuesto en el art. 3 de la Ley 14.384.


Plazos

En el contrato de Pastoreo si el titular del uso y goce del predio y el dueño de los animales convienen un plazo determinado, el mismo deberá ser cumplido, ya sea que se haya estipulado de forma verbal o escrita.
Si no se fijó plazo alguno, según lo establecido en los contratos de arrendamientos de servicios, cualquiera de las partes podrá ponerle fin en cualquier momento.
En el art. 1782 del Código Civil Uruguayo, los contratos de arrendamiento no podrán tener una duración mayor a 15 años. Los que se hicieran con plazo igual o mayor a este caducarán a los 15 años. Salvo los arrendamientos de bienes inmuebles que tengan como destino apoyar una presa y embalsar el agua, canales de conducción y distribución de agua para riego o la generación de energía eléctrica, en cuyo caso el plazo máximo será de 30 años.
Con respecto a los contratos donde el destino principal es la producción lechera y no se hubiese estipulado plazo de vigencia o habiéndose estipulado uno menor a 4 años, el arrendatario buen cumplidor de sus obligaciones tendrá derecho a que el arrendamiento se considere por el plazo de 4 años.

¿Qué pasa cuando finaliza el contrato de Pastoreo y el propietario del ganado no lo retira del campo ajeno?
Según lo establecido en el art. 546 del Código General del Proceso, el cual refiere a los procesos de desalojo urbano y rural, los contratos de pastoreo atípicos (con transferencia total o parcial del campo ajeno), se tramitarán por la vía del desalojo (estructura monitoria) al igual que el régimen establecido en los contratos de arrendamientos rurales.
Mientras que en los contratos pastoreo típico (sin entrega de la tenencia del predio) se aplicarán las normas previstas en el Código Rural referentes a animales invasores (art. 39 a 48 y 222 a 237).


Algunas distinciones para destacar entre ambos contratos

• El contrato de pastoreo es un contrato innominado en nuestra legislación, a diferencia del contrato de arrendamiento rural.
• El contrato de pastoreo se rige por el principio de consensualidad, naciendo a la vida jurídica por el sólo consentimiento de las partes. No exigiéndose ningún tipo de forma y solemnidad, como en los contratos de arrendamiento rural y aparcería.

En el art. 4 de la Ley de arrendamientos rurales, Ley 14.384, tipifica como requisito de solemnidad que los contratos de arrendamientos rurales sean estipulados por escrito so pena de nulidad e inscriptos en el Registro de la Propiedad Inmueble correspondiente, no teniendo los contratos de Pastoreos dicha exigibilidad.

Según el art. 7 de la Ley de Arrendamiento Rurales estará a cargo del tomador del predio la citada inscripción, sin perjuicio de que en caso de este no hacerlo, deberá inscribirlo el dador del predio.

Cabe destacar, que la citada inscripción en el Registro de la Propiedad Inmueble de los contratos de arrendamientos rurales tiene efectos meramente declarativos (no constitutivos), teniendo como único objetivo la publicidad de la celebración del negocio jurídico concretado por las partes.

• En términos fiscales, es de suma importancia tener presente las distinciones entre ambos contratos, ya que para el contrato de pastoreo propiamente dicho (típico o propio) es posible la exoneración de IRAE (prevista en el art. 162 del Decreto 150/007 en la medida que se opte por tributar IMEBA). En cambio, en los contratos de arrendamientos inmobiliarios, el propietario de los mismos podrá estar alcanzando por IRPF.

Conclusión


Para finalizar, es importante tener claro y poder diferenciar estos dos tipos de contratos, debido a que ambos tienen requisitos de solemnidad y formalidades distintas; como también varía la regulación a los efectos fiscales, por lo que es de suma importancia saber frente a qué negocio jurídico nos encontramos para poder darle la regulación normativa correcta.

Artículo escrito por:
Esc. Fiorella Araújo Peralta.
COMPARTIR
VER MAS NOTAS
Junio 18, 2020
COVID 19 · Anticipos Fiscales 2020
LEER NOTA
Junio 18, 2020
Impuestos en el Agro Uruguayo
LEER NOTA
Mayo 28, 2020
#LUC: modificaciones en arrendamiento, donación y prescripción adquisitiva.
LEER NOTA
Mayo 11, 2020
Suspensión del crédito fiscal por semovientes
LEER NOTA
VER MAS NOTAS